La visita a la basílica de Saint-Denis resulta interesante por partida doble : es una joya del arte gótico que además alberga la mayoría de las tumbas reales de la historia de Francia, desde la de Dagoberto a la de Francisco I.

¿Cómo llego a la Basílica de Saint Denis?

Saltar mapa

Dirección

Rue de la Légion d'Honneur
93200 Saint-Denis

La catedral de las tumbas reales

Esta basílica, elevada a la categoría de catedral, es una magnífica muestra de arte gótico y uno de los mayores museos del mundo de monumentos funerarios. Visitarla es una forma de conocer la historia de Francia de la mano de sus santos y reyes. El edificio, que tiene planta de abadía gótica y se levanta 28 metros bajo las bóvedas, comenzó a construirse en 1231 y constituye una verdadera joya por sí mismo.

La basílica de Saint-Denis también permite a los visitantes ver la última morada de los reyes de Francia. En ella se encuentran las estatuas yacientes de Carlos V y Juana de Borbón o las tumbas de parejas coronadas como Luis XII y Ana de Bretaña, Francisco I y Claudia de Francia o Enrique II y Catalina de Médici. En la catedral se conservan el corazón de Luis XVII y los sepulcros de otros soberanos, como el merovingio Clodoveo I, Carlos VI, de la dinastía de Valois, o los reyes carolingios y capetos.

Este monumento nacional ofrece visitas libres, con audioguía o guiadas, todos los días de la semana, a solo un cuarto de hora en metro del centro de París.